CALL US FOR A CONSULTATION AT (310) 286 2800

Thin Lining

Thin Lining

El revestimiento endometrial se mide a través de una ecografía vaginal en ciclos de FIV y se espera que tenga un grosor adecuado para la implantación del embrión. Por lo general, se considera que un grosor endometrial de 8 mm o más es un grosor adecuado. Además, las tasas de embarazo más bajas suelen estar relacionadas con un grosor menor de 7 mm y casi no se producen embarazos en casos en los que el revestimiento tiene un grosor menor de 5 mm.
Es muy común que el revestimiento endometrial escaso se presente en mujeres con antecedentes de FIV fallidas recurrentes y de origen desconocido o abortos espontáneos recurrentes en una etapa temprana de embarazo. Esto se suele atribuir a los siguientes factores:

  1. Endometritis: infección crónica de las células endometriales.
  2. Fibromas de la pared del útero (tumores musculares no cancerosos del útero).
  3. Exposición intrauterina a la hormona sintética denominada dietilestilbestrol (DES).
  4. Mujeres que utilizan citrato de clomifeno (Clomid, Serophene).
  5. Tejido cicatricial en el endometrio (adherencias intrauterinas, anteriormente conocidas como el síndrome de Asherman).
  6. Bloqueo distal de las trompas (hidrosalpinx) y pérdida de líquido tóxico en el útero.

– Para obtener más información, visite: https://www.laivfclinic.com/thinlining#sthash.aOHzeQLI.dpuf
Cuando se observa un revestimiento endometrial fino durante un ciclo de FIV, el agregado de estrógeno en forma de supositorios vaginales puede mejorar el grosor general del endometrio y el resultado. Algunos investigadores utilizaron aspirinas para bebés para mejorar el resultado, pero los resultados fueron muy variados y es muy probable que no haya ningún beneficio. Es posible que la acupuntura y otras técnicas de relajación sean de ayuda en algunos casos, pero se necesitan estudios a gran escala para demostrar una mejora significativa con estas modalidades de tratamiento. En algunos casos, el revestimiento endometrial nunca alcanza el grosor aceptable.

El sildenafil (Viagra) es un medicamento que se utiliza comúnmente para tratar la disfunción eréctil en los hombres y ha demostrado que aumenta el flujo de sangre del pene. Los investigadores utilizaron Viagra para aumentar el flujo de sangre del útero con la esperanza de brindarle más estrógeno al revestimiento uterino. Los supositorios vaginales de Viagra pueden utilizarse para alcanzar esta meta en ciclos de FIV, en los que el revestimiento endometrial es fino, a pesar del tratamiento adicional de estrógeno vaginal. En la mayoría de los casos en los que el revestimiento es fino, se puede identificar y tratar la causa subyacente sin la necesidad de una intervención adicional.

Opciones de tratamiento para causas específicas:

En casos de endometritis (infección del revestimiento uterino), una biopsia endometrial con documentación de inflamación crónica o cultivos bacteriológicos confirma el diagnóstico, el cual requiere tratamiento con antibióticos. Se recomienda un tratamiento con múltiples medicamentos por un período de 7 a 10 días, como mínimo, para eliminar la inflamación crónica del revestimiento uterino. No es necesario volver a realizar una biopsia endometrial para documentar la resolución de la inflamación y las pacientes pueden continuar con el tratamiento de fertilidad dentro de un ciclo menstrual.

La exposición al DES es relativamente infrecuente en mujeres en edad reproductiva, ya que en los Estados Unidos se prohibió su utilización en embarazos en 1971. Aunque no se pueden corregir quirúrgicamente las malformaciones del útero provocadas por el DES o por tantas otras causas, la maternidad sustituta tiene excelentes resultados productivos para tales casos. Si hay fibromas, se los puede extirpar quirúrgicamente y se puede reconstruir el útero para dar lugar a un embarazo saludable.

El tratamiento con Clomid puede producir un revestimiento endometrial fino, ya que los medicamentos actúan como antiestrógenos al nivel del útero. En tales casos, se administra estrógeno adicional junto con Clomid o se utiliza un tipo distinto de medicamento para la fertilidad. Las alternativas son Femara, Tamoxifeno o medicamentos inyectables con hormonas foliculoestimulantes. Femara y Tamoxifeno son medicamentos orales, pero actualmente no se los suele utilizar para inducir la ovulación ni para el propósito de la superovulación. Aunque estudios médicos establecieron la seguridad de estos medicamentos, la advertencia de una compañía farmacéutica sobre la utilización de Femara y los riesgos para el feto en desarrollo limitó su utilización en mujeres que buscan quedar embarazadas. De las tres opciones, las preparaciones inyectables con hormonas foliculoestimulantes producen las tasas de embarazo más altas y en el 100 % de los casos se puede lograr una ovulación exitosa.

Las adherencias intrauterinas o el tejido cicatricial pueden ser producto de infecciones uterinas anteriores, enfermedades pélvicas inflamatorias, múltiples procedimientos en el útero, antes de la interrupción del embarazo o el legrado posparto de la cavidad uterina. El diagnóstico y tratamiento por histeroscopia de las adherencias generan tasas de embarazo altas en la mayoría de los casos. Las adherencias leves son relativamente fáciles de tratar, pero las graves, por lo general, requieren procedimientos múltiples de histeroscopia para recuperar una cavidad uterina normal. Si las adherencias son tan graves que no se pueden corregir, la maternidad sustituta pasa a ser una opción de tratamiento alternativo viable.

El bloqueo distal de las trompas de Falopio (hidrosalpinx) genera la acumulación de líquido tóxico dentro de la trompa, que puede filtrarse hacia la cavidad uterina. Ese drenaje de líquido tóxico puede provocar la disminución de los sitios de unión de embriones, denominados integrinas, en el revestimiento uterino, impedir la implantación, además de provocar revestimiento endometrial fino o abortos espontáneos. En la actualidad, es una práctica casi estándar extraer ese tejido enfermo [extracción de trompa(s) bloqueada(s); salpingectomía] mediante laparoscopia. Se ha demostrado que las integrinas (sitios de unión de los embriones) se rellenan y las tasas de embarazo aumentan de manera significativa una vez que se elimina el drenaje de líquido tóxico.

Las tasas de embarazo con tratamiento de maternidad sustituta son mucho más altas, en comparación con las pacientes que intentan quedar embarazadas y sufren algún problema uterino, como revestimiento endometrial fino. Aunque la maternidad sustituta es la última opción y la que, en un principio, no se desea, en algunos casos puede ser la única opción. Es muy recomendable que se realice un análisis y una evaluación detallados con un especialista en infertilidad en caso de problemas uterinos, en especial si tiene revestimiento endometrial fino.