Call Us For A Consultation At (310) 286 2800

POLYCYSTIC OVARY SYNDROME (PCOS)

POLYCYSTIC OVARY SYNDROME (PCOS)

El síndrome de ovario poliquístico (SOPQ) es el trastorno reproductivo más común en las mujeres en edad reproductiva. El SOPQ es producto de una disfunción de los ovarios que se manifiesta con periodos menstruales irregulares o sin periodos menstruales (ovulación irregular o falta de ovulación) y diversos grados de efectos andrógenos incrementados (es decir, altos niveles de testosterona o aumento en el crecimiento del cabello o desarrollo del acné), así como también con ovarios poliquísticos (múltiples folículos pequeños en los ovarios).

El SOPQ se diagnostica por medio de la inclusión de cualquiera de los dos parámetros mencionados anteriormente, junto con la exclusión de otras enfermedades que se manifestarían con descubrimientos similares. No existe un examen o síntoma único que indique que una persona tiene la enfermedad, sino que el diagnóstico de SOPQ se realiza mediante una combinación de síntomas y análisis de sangre.

El SOPQ puede estar relacionado con otras enfermedades, tales como la enfermedad tiroidea y altos niveles de hormona prolactina (la hormona que produce la leche materna). Las mujeres deben realizarse pruebas para detectar estos trastornos si tienen síntomas del tipo del SOPQ. Además, las pacientes con SOPQ tienen más riesgos de contraer enfermedades prediabetes, que se pueden diagnosticar a través de la detección de un nivel de insulina o un nivel de glucosa elevado (intolerancia a la glucosa), o incluso pueden tener diabetes franca en el momento del diagnóstico del SOPQ. Por lo tanto, es muy importante realizarles a las pacientes pruebas de detección de diabetes en el momento del diagnóstico del SOPQ. Las pacientes que tienen sobrepeso u obesidad corren un mayor riesgo de tener o desarrollar diabetes en el futuro.

En algunas de las pacientes con SOPQ que no ovulan o que rara vez ovulan, se puede manifestar una afección denominada hiperplasia endometrial (células precancerosas en el útero) o cáncer endometrial. De ser necesario, se puede realizar una biopsia endometrial (se toma una pequeña cantidad de tejido del interior del útero) para identificar esas células anormales. Si se diagnostica esa afección, es necesario el tratamiento con hormonas para que estas células anormales vuelvan a ser células endometriales con funcionamiento normal.

Algunos de los problemas comunes que genera el SOPQ son periodos menstruales irregulares y, a veces, sangrado abundante, periodos menstruales impredecibles, aumento en el crecimiento del cabello y en la formación de acné, aumento de peso e infertilidad. El tratamiento se realiza de acuerdo con el reclamo y los planes de la paciente de quedar embarazada.

Si el estudio diagnóstico inicial muestra la presencia de SOPQ y los exámenes eliminan otras enfermedades, se analizan las opciones de tratamiento. Si no se desea el embarazo, las pacientes pueden utilizar pastillas anticonceptivas para regular los períodos menstruales, lo que además sirve como método anticonceptivo adecuado.

Si la paciente desea quedar embarazada, se inicia la inducción de la ovulación (medicamento para el crecimiento y la maduración de los óvulos). El tratamiento de referencia incluye tomar comprimidos de citrato de clomifeno (Clomid). Este medicamento se toma durante 5 días, a partir del tercer o quinto día, con una dosis inicial de 50 mg por día. Si se produce la ovulación con esta dosis, se continúa con la misma dosis por un período de 3 a 6 meses hasta que se logre el embarazo. Si no se produce la ovulación con esta dosis, entonces se aumenta la dosis 50 mg cada mes. También se puede utilizar la inyección de esperma en el útero (inseminación intrauterina (IIU)) con Clomid cuando se ovula y puede ser beneficioso para casos de factor masculino leve.

Los medicamentos adicionales para la inducción de la ovulación que se pueden tomar por vía oral son la metformina y el letrozol. Aunque en la actualidad estos medicamentos son bastante populares, su efectividad y seguridad no se encuentran tan establecidas como en el caso del Clomid. Un estudio reciente determinó que el Clomid era mejor que la metformina en el momento de establecer la ovulación, las tasas de embarazo y, lo que es más importante, los recién nacidos vivos. Para tratar la infertilidad, es mejor tomar solo Clomid que una combinación de ambos medicamentos.

La metformina también se utilizó para revertir los problemas con el metabolismo de la glucosa (azúcar) en el cuerpo, en especial en los pacientes con obesidad que tienen SOPQ. Parece disminuir el riesgo de desarrollo de diabetes a largo plazo en las personas mayores, pero no es tan efectivo como hacer ejercicio o dieta. En las personas más jóvenes, aún no se determinó qué pacientes serían las más beneficiadas ni cuánto tiempo se debe tomar el medicamento. Por lo tanto, no se debe utilizar la metformina habitualmente en todas las pacientes con SOPQ, independientemente de su deseo de ser fértiles.

Como regla general, si una paciente no ovula con Clomid o no logra embarazarse, el siguiente tratamiento es el medicamento inyectable con hormonas foliculoestimulantes. Este tipo de tratamiento les permite a las pacientes ovular el 100 % de las veces. Es posible que también se combine el tratamiento de IIU con medicamentos inyectables con hormonas foliculoestimulantes y se lo suele recomendar para maximizar las posibilidades de embarazo. Este tipo de tratamiento también puede continuarse de 3 a 6 ciclos, a menos que haya otros factores en juego.

Otra opción de tratamiento para los pacientes con SOPQ es la fertilización in vitro (FIV). Este tipo de tratamiento proporciona la tasa de embarazo más alta, en comparación con todas las otras formas de tratamiento, pero conlleva el riesgo de sobreestimulación (hiperestimulación ovárica), en especial en las pacientes con SOPQ. Se puede disminuir el riesgo del SHO de manera significativa a través de uno de los protocolos diseñados por el Dr. Bayrak para cada caso particular. Este tipo de tratamiento implica la utilización de medicamentos inyectables con hormonas foliculoestimulantes, junto con otros medicamentos, la aspiración de óvulos y la fertilización en el laboratorio. Los embriones se transfieren a la cavidad uterina entre 3 y 5 días después de la aspiración de óvulos y la fertilización.

El tratamiento quirúrgico del SOPQ implica la destrucción de parte del tejido ovárico (cauterización estromal de ovarios por laparoscopia) para permitir la ovulación y los ciclos menstruales regulares. Este tipo de tratamiento ya no es el preferido debido a la alta tasa de éxito que hay con el enfoque médico. En algunos casos, el enfoque quirúrgico puede ser útil, pero este tipo de tratamiento debe individualizarse. El tratamiento quirúrgico no mejora los parámetros metabólicos (como los niveles elevados de insulina o glucosa) ni tampoco disminuye el riesgo de diabetes.

Se les debe recomendar a las pacientes con SOPQ la pérdida de peso y el ejercicio, ya que la mayoría de las pacientes tienden a sufrir de sobrepeso u obesidad. En la mayoría de los casos, una pérdida de peso del 10 % al 15 % del peso corporal es suficiente para permitir la ovulación. Además, cuando se pierde peso y se alcanza un peso normal también disminuye de manera significativa el riesgo de desarrollar diabetes, colesterol alto o enfermedad coronaria.

Puede descargar las Publicaciones del Dr. Bayrak desde los siguientes enlaces:

PDF sobre la metformina y el SOPQ

download_pdf

SOPQ; resistencia a la insulina

download_pdf