Call Us For A Consultation At (310) 286 2800

CONGELACIÓN DE ÓVULOS

CONGELACIÓN DE ÓVULOS

CONGELACIÓN DE ÓVULOS (CRIOPRESERVACIÓN DE OVOCITOS)

La congelación de óvulos es la conservación de óvulos maduros luego de la estimulación hormonal para lograr el embarazo en otro momento. Se ofrece actualmente a las mujeres interesadas en conservar su fertilidad o retrasar el embarazo de manera electiva, o para aquellas mujeres a quienes se les diagnosticó cáncer y se encuentran en riesgo de perder su reserva de óvulos y la posibilidad de tener un hijo debido a cirugías, quimioterapia o radiación. La reserva de óvulos disminuye de manera significativa a medida que aumenta la edad reproductiva y cualquier mujer en edad fértil puede considerarse como candidata para la congelación de óvulos, independientemente de la edad. La congelación de óvulos se ofrece de manera muy selectiva desde los primeros casos de mediados de los años 80, pero hace poco que su verdadera aplicación a la práctica clínica pasó a ser viable. Esto se debe a técnicas avanzadas de laboratorio con mejores métodos de congelación que generan tasas de fertilización y supervivencia altas. Además, el aumento en la concienciación sobre la conservación de la fertilidad y el acceso a la información médica también son variables importantes. Cualquier mujer que quiera retrasar la maternidad puede recurrir a la congelación de óvulos. Luego de 8 a 10 días de tratamiento con hormonas, se realiza una aspiración de óvulos, previa administración de anestesia, en el consultorio y, entonces, se congelan los óvulos para la conservación de la fertilidad. Cuando se desea el embarazo en otro momento de la vida, recién allí se descongelan y fertilizan los óvulos con esperma y se transfieren los embriones al útero. Este proceso se denomina fertilización in vitro (FIV), un tipo común de tratamiento utilizado en pacientes con infertilidad. En la actualidad, existen dos métodos para congelar óvulos: el método de congelación lenta y la vitrificación. La vitrificación es una técnica de congelación ultrarrápida que, según la literatura médica, parece ser una mejor opción que el método de congelación lenta. Las tasas de supervivencia de los óvulos luego de la congelación y la descongelación (y las tasas de embarazo en general) son mucho más altas con el método de vitrificación. Además, los óvulos pueden examinarse en busca de anormalidades cromosómicas en el momento de la congelación y solo se conservan los óvulos con la cantidad normal de cromosomas para el almacenamiento a largo plazo. Un examen genético avanzado denominado hibridación genómica comparativa (HGC) puede utilizarse para identificar óvulos con la cantidad normal de cromosomas durante el proceso de congelación de óvulos. Una vez que se aspiran los óvulos de los ovarios, se identifican los óvulos maduros con el microscopio y, antes de iniciar el proceso de congelación, se extrae el cuerpo polar de cada óvulo del área adyacente al óvulo. Cuando se produce la ovulación, el óvulo se divide en dos células: una se llama “el óvulo” y la otra es el cuerpo polar. El cuerpo polar es la extrusión de material genético en exceso que le permite al esperma completar la composición genética del embrión. El óvulo proporciona 23 cromosomas y el esperma suma otros 23, lo que hace un total de 46. Si el óvulo tiene la cantidad normal de cromosomas (23 cromosomas) luego de la ovulación, el cuerpo polar también debe tener 23 cromosomas. Cuando se analiza el cuerpo polar y se determina que es normal, el óvulo también se considerará normal, ya que deberían ser, genéticamente, la copia exacta el uno del otro. Por este motivo, el examen del cuerpo polar ayuda a identificar los óvulos con la cantidad normal de cromosomas durante el procedimiento de congelación de óvulos. Por lo general, una vez que se aspiran los óvulos y se identifican los maduros, se extraen los cuerpos polares adyacentes a cada óvulo y, luego, se congelan los óvulos de inmediato. Después, se analizan los cuerpos polares con un examen de HGC para identificar anormalidades en los cromosomas. Una vez que se identifican los óvulos normales, se los congela hasta el momento en que se desee el embarazo. Los óvulos pueden congelarse por días o años, sin que sufran ningún daño, de acuerdo con la fecha en la que se los necesite para lograr un embarazo. De acuerdo con los datos publicados en la literatura, las tasas de supervivencia luego de la vitrificación de óvulos junto con el examen de HGC son muy altas, del 96 %, y las tasas de embarazo son de aproximadamente el 75 % por intento cuando se utilizan óvulos congelados para lograr un embarazo. La congelación de óvulos debe considerarse como una opción para la conservación de la fertilidad con tasas de éxito altas. Descargue los descubrimientos publicados sobre la congelación de óvulos del Dr. Bayrak aquí:

download_pdf

Dr. Bayrak Announces Milestone Birth in Southern California From Genetically Tested Frozen Egg:

download_pdf

Dr. Bayrak and Colleagues Report High Pregnancy Rates With Egg Freezing Technology:

download_pdf